12 de octubre de 2012

Leer no te hace inteligente, ni sabio, ni mejor persona.

O tal vez nos confundimos, tal vez no leen sino que sólo
se toman fotos con los libros.

Está de moda leer. Hay que admitirlo. Están de moda los videojuegos viejos, el rock clásico, los libros y las cosas "raras". En resumen: ser un hipster, un alternativo, imitar a quienes originalmente no seguían modas, e irónicamente, se convirtió en una moda.

Casi siempre, como por regla general, las personas que suelen leer mucho, tienen más cultura, un léxico más amplio, hablan y escriben bien, algunos se inspiran a escribir y otros simplemente leen más. Pero esto no aplica siempre, dado por la moda de ahora.
Ojalá estuviera de moda suicidarse.

Twilight, o Crepúsculo, es una saga de libros mala, con una sola cosa buena: inició a muchas niñas al mundo de la lectura, que tal vez se inclinaran más a novelas románticas imposibles o cosas relacionadas con vampiros y al mismo tiempo entrando al género de terror (tengamos esperanza).
The Hunger Games (Los juegos del Hambre) también lo hizo, esta vez los fans posiblemente se dedicarían a buscar libros de aventura, suspenso y quién sabe si thrillers psicológicos. El libro me decepcionó, tal vez porque es para gente más joven y he leído cosas de otro nivel, pero como primera experiencia del género de aventura, lo recomendaría.

Para resumir.

Otros dicen que Harry Potter no es muy bueno. A mi generación eso le parece un insulto porque crecimos con esos libros y películas, y crecimos al mismo tiempo que Harry, podíamos entender esos libros escritos especialmente para nosotros y nuestra edad. Pero quienes crecieron con otras sagas menos inocentes sienten que Harry Potter es malo, lo mismo que sentimos nosotros respecto a los libros nuevos. Digo yo.

Patético, la verdad.
Por cierto, me dicen que Cincuenta sombras de Grey tiene una protagonista tristemente igual a la de Twilight, una caraja insegura de sí misma que se enamora del tipo soñado, y por cosas "inesperadas" de la vida, el tipo soñado también se enamora de ella, y ella pierde la virginidad con él, tiran mucho, y hay sadomasoquismo y esas cosas que se ven como el éxtasis cuando en realidad no le gusta a todo el mundo. Está escrita para las mismas viejas desadaptadas que leyeron Twilight y en facebook se apellidan Cullen.

Los libros de verdad son ignorados por esta nueva moda, si ya de por sí no eran muy populares, ahora son prácticamente inexistentes y sólo los conocen los que los han leído, o son menos ignorantes y entraron al mundo de los libros por iniciativa propia, por no por pertenecer a una moda, sino por búsqueda de conocimientos, o de simplemente sumergirse en un universo ajeno y encariñarse con personajes bien elaborados en una trama que te atrape.

Los libros clásicos como Dracula, Frankenstein o El Moderno Prometeo, La Odisea, Don Quijote de la Mancha, etc, no son para aprender, son para tener más cultura general, son excelentes para comenzar a leer los del mismo género que te atraiga, porque así se entenderá la evolución del género a través del tiempo, que al mismo tiempo es la evolución de la sociedad.

¿Por qué leer no nos hace inteligentes, entonces? Primero que nada, la inteligencia no es conocimiento, la inteligencia es la creatividad, la capacidad de solucionar problemas, la rapidez del aprendizaje y la asociación de ideas. Si crees que leyendo todo lo anterior va a mejorar, pues, no sabes mucho de los conceptos de aprendizaje.
Hay cosas que no pueden enseñarse, cosas como ser bueno en algo, o sea, tener la habilidad nata de algo. No se puede enseñar a entender las cosas más rápido, ni a asociar ideas. Son cosas con las que uno nace o no. Por supuesto que la inteligencia puede desarrollarse, pero con ejercicios reales, no leyendo sobre Cthulhu.

¿Leer nos hace sabios? De alguna manera se puede decir que sí, pero depende de los libros que se lean y de la persona.
Leer miles de historias de fantasía no nos da ninguna utilidad social. Lo mismo con las historias de terror, o thrillers, o aventuras, o libros de psicología o economía. Leer sobre un sólo tema en específico nos hace especialistas en el mismo pero ¿me hará sabio leer sobre matemáticas? No, me hará un estudioso de la matemática.
Saber sobre historia otorga el derecho de criticarla, y criticar a la sociedad en general en base a hechos que ocurrieron en el pasado, no importa si fueron recientes o muy antiguos. Ese famoso dicho de que la historia se repite es totalmente verdadero porque, si todos estudiáramos la historia, tragedias no se repetirían y siempre tendríamos líderes con personalidades, frases y objetivos distintos. Pero no es así.
Mucha gente consideraría esto como el atributo de un sabio, el conocimiento del pasado. No creo que sea así.

La sabiduría también es un término más o menos abstracto, porque es personal. Pero reconocer los errores propios, querer aprender algo distinto todos los días, apreciarse uno mismo, entre otras cosas que suenan muy bonitas, las considero características de una persona sabia. Y eso no quiere decir que haya leído mucho, tal vez por experiencia aprendió más.

Leer a Manfredi Valerio Massimo, te enseña historia de una manera muy cómoda, sin fechas ni reseñas que te sacan de la trama. Y mientras te deleitas con los detalles, aprendes historia antigua. Al mismo tiempo, leer Un Lugar Llamado Libertad, de Ken Follet, te sitúa en el siglo XVI y aprendes sobre la forma de vida de la gente pobre y de la gente rica.
¿Sabías que Tolkien
fue racista?

Leer Tolkien es sinónimo de tener paciencia y concentración, y buena memoria. Amplía tu vocabulario por las palabras y expresiones de la época medieval real que toma prestados. Te obliga a sumergirte en la historia para poder disfrutarla, sin atraparte con clichés de matar a personajes con los que te habías encariñado, cosa que pasa en casi todos los libros medio chimbos.

Leer Dan Brown te obliga a prestar atención y analizar las situaciones que se le presentan a los poco suertudos personajes. Te enseña algo de historia también, pero la trama es tan jodida e intrincada que te da curiosidad por cómo va a terminar todo. Desmonta tus teorías que parecían sólidas, dejándolas como un mal chiste frente al verdadero rompecabezas final. Digamos que es una manera legal de enganchar lectores.
Mira a Lovecraft,
parece un asesino que
se hace pasar por gafo.

Leer Lovecraft es para ampliar vocabulario, ver poesías sin sentido y retorcer tu cerebro, aprender de la abstracción/horror con el que el perturbado autor sorprendió al mundo por lo novedoso y profundo. Conozco a unos que leen Lovecraft y lo tienen como el dios definitivo de las letras sólo porque les gustan las vainas así oscuras, pero a mí no me asustó ni me inspiró en nada.

Leer Rowling es para entretenerse y revivir momentos, la verdad. Si no tuviste la oportunidad de leer la saga de Harry Potter cuando eras niño y los quieres leer, debes prepararte para una lectura muy ligera, cómoda e ingenua, cuando vayas leyendo los demás libros esta sensación será sustituida por una más intrincada, tensa y oscura, sin llegar a ser pesado, absorbente ni cansino.
Ahora, si los leíste de niño, seguramente aprendiste muchas palabras, a reconocer personajes y a concentrarte (a mí me costó mucho leerme los primeros libros, tendía a distraerme mucho) para no perder el hilo, a entender a los personajes también porque seguramente las emociones que antes no experimentabas, comenzaban a aparecer en la adolescencia y al mismo tiempo en los protagonistas, etcétera.

¿Por qué leer no nos hace buenas personas? Si eres un cabrón, dudo que un libro de autoayuda, una reflexión de Albus Dumbledore o de Gandalf te vuelven mejor persona.
Puede que influya en nuestro comportamiento, que nos motive a hacer algo o nos inspire. Pero no te hace mejor persona, dios.
Yo suelo leer bastante, pero no por ello voy a tratar a todo el mundo con amabilidad porque Dumbledore era amable y cortés. No voy a sonreírle a todos aunque Galadriel al sonreír haga que se sienta una atmósfera de paz en el aire. Ni voy a dejar de usar papel de baño porque las ninfas de Lewis eran bonitas. Ni dejar de pensar mal de un encapuchado solitario en medio de una calle solitaria por haber leído cualquier mierda donde el vagabundo se convertía luego en Dios, o qué rayos. NO.

Leer libros buenos aumenta tu cultura, te enseña y te guía. Leer pendejadas sólo sirve para perder el tiempo y para muchos echárselas de interesante. Conozco a varias personas que no les gusta leer, pero son más cultas e inteligentes que muchos mariquitos hipster de ésos.

Por último y como regalo, he aquí una lista de libros que me han gustado y quiero compartir con ustedes.

El perfume, de Patrick Süskind.

Un vampiro en Maracaibo, de Norberto José Olivar.

La historia del Loco, y El Psicoanalista de Jhon Katzenbach.

Entrevista con el Vampiro, y El Ladrón de Cuerpos, de Anne Rice. No los considero libros de terror sólo porque describan algunos asesinatos y haya sangre. Lestat me cae bien porque es un cabrón.

Frankenstein de Mary Shelley.

Las crónicas de Narnia, de C.S. Lewis. Si quieres leer algo bonito y motivador.

El Símbolo Perdido de Dan Brown. Es el mejor thriller que me haya leído.

Y ya. Recomienda otros que te gustaron. Creo que la gente no lee buenos libros porque no se los recomiendas. Buen fin de semana.
Publicar un comentario